miércoles, 23 de enero de 2013

¡Siempre hay Salida!

     Sean cuales sean las razones que empujan a un hombre o a una mujer a desesperarse hasta el punto de poner fin a sus días, puede decirse que la verdadera explicación es ésta: esta criatura no sabe que el Creador ha colocado en ella posibilidades inauditas para poder triunfar bajo cualquier condición de la vida, posibilidades para poder comunicarse con los seres del mundo invisible, posibilidades de crear con el pensamiento y lanzar estas creaciones a través del espacio. Incluso en la mayor soledad y en la mayor pobreza, podéis no sentiros solos ni pobres, sino visitados, rodeados y colmados, porque interiormente estáis habitados por un mundo extraordinariamente bello y lleno de sentido.
     Los desesperados no tienen ninguna idea de los recursos, de las fuerzas que Dios ha depositado en ellos, piensan que la única salida para ellos es el suicidio. Pero ¿qué significa esto? ¿Acaso son seres tan excepcionales que no pueden soportar la fealdad del mundo? … No, desde el punto de vista de la Inteligencia cósmica, que ha dotado al ser humano de medios para afrontar todas las pruebas, son ignorantes y débiles.
Omraam Mikhaël Aïvanhov