domingo, 14 de diciembre de 2014

San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz
Pequeño homenaje a un gran poeta y místico
Biografía en: San Juan de la Cruz
Llama de Amor Viva
¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!,
pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela deste dulce encuentro!

¡Oh cauterio suave!
¡Oh regalada llaga!
¡Oh mano blanda! ¡Oh toque delicado,
que a vida eterna sabe,
y toda deuda paga!
Matando, muerte en vida la has trocado.

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras!
y en tu aspirar sabroso,
de bien y gloria lleno,
¡cuán delicadamente me enamoras!
Coplas
Entreme donde no supe
Y quedéme no sabiendo
Toda ciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde entraba
Pero cuando allí me vi
Sin saber dónde me estaba
Grandes cosas entendí
No diré lo que sentí
Que me quedé no sabiendo
Toda ciencia trascendiendo.

De paz y de piedad
Era la ciencia perfecta,
En profunda soledad
Entendida vía recta
Era cosa tan secreta
Que me quedé balbuciendo
Toda ciencia trascendiendo.

Estaba tan embebido
Tan absorto y ajenado
Que se quedó mi sentido
De todo sentir privado
Y el espíritu dotado
De un entender no entendiendo
Toda ciencia trascendiendo.

El que allí llega de vero
De sí mismo desfallece
Cuanto sabía primero
Mucho bajo le parece
Y su ciencia tanto crece
Que se queda no sabiendo,
Toda ciencia trascendiendo.

Cuanto más alto se sube
Tanto menos se entendía
Que es la tenebrosa nube
Que a la noche esclarecía
Por eso quien la sabía
Queda siempre no sabiendo,
Toda ciencia trascendiendo.

Este saber no sabiendo
Es de tan alto poder
Que los sabios arguyendo
Jamás le pueden vencer
Que no llega su saber
A no entender entendiendo
Toda ciencia trascendiendo.

Y es de tan alta excelencia
Aqueste sumo saber
Que no hay facultad ni ciencia
Que le puedan emprender
Quien se supiere vencer
Con un no saber sabiendo,
Toda ciencia trascendiendo.

Y si lo queréis oír
Consiste esta suma ciencia
En un subido sentir
De la divinal esencia
Es obra de su clemencia
Hacer quedar no entendiendo
Toda ciencia trascendiendo.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Por la Paz Mundial (I)

Martin Luther King (1929-1968)
Discurso de aceptación del premio Nobel de la Paz en 1964
Traducción: Montserrat Merino
Su Majestad, Su Alteza Real, el Sr. Presidente, Excelencias, Señoras y Señores:
Acepto el Premio Nobel de la Paz en un momento en el que 22 millones de negros de los Estados Unidos de América están comprometidos en una batalla creativa para poner fin a la larga noche de la injusticia racial. Acepto este premio en nombre de un movimiento de derechos civiles que se mueve con determinación y con un desprecio majestuoso por el riesgo y el peligro por establecer un reino de libertad y un imperio de justicia.
Soy consciente de que sólo ayer en Birmingham, Alabama, nuestros hijos, que claman por la fraternidad, fueron contestados con mangueras de incendio, perros gruñendo e incluso la muerte. Soy consciente de que sólo ayer en Filadelfia, Mississippi, jóvenes que buscaban garantizar el derecho al voto fueron tratados brutalmente y asesinados. Y solo ayer más de 40 lugares de culto en el Estado de Mississippi fueron bombardeados o quemados porque ofrecieron un santuario para aquellos que no quisieron aceptar la segregación. Soy consciente de la pesada y debilitante pobreza que afecta a mi pueblo y que le encadena al peldaño más bajo de la escala económica.
Por lo tanto, tengo que preguntar por qué se otorga este premio a un movimiento que es asediado y comprometido a la lucha implacable; a un movimiento que no ha ganado la propia paz y fraternidad que es la esencia del Premio Nobel. Después de la contemplación, llego a la conclusión de que este premio que recibo en nombre de ese movimiento es un reconocimiento profundo de que la no violencia es la respuesta a la cuestión política y moral fundamental de nuestro tiempo —la necesidad del hombre por superar la opresión y la violencia sin recurrir a la violencia y opresión. La civilización y la violencia son conceptos antitéticos. Los negros de los Estados Unidos, siguiendo a la gente de la India, han demostrado que la no violencia no es pasividad estéril, sino una poderosa fuerza moral que realizará la transformación social.
Tarde o temprano todas las personas del mundo tendrán que descubrir una manera de vivir juntos en paz, y con ello transformar esta elegía cósmica pendiente en un salmo creativo de hermandad. Si esto ha de lograrse, el hombre debe hacer evolucionar para todos los conflictos humanos un método que rechace venganza, agresión y represalia. El fundamento de este método es el amor.
El tortuoso camino que ha llevado desde Montgomery, Alabama, a Oslo da testimonio de esta verdad. Este es un camino por el cual millones de negros están viajando para encontrar un nuevo sentido de dignidad. Este mismo camino ha abierto para todos los americanos una nueva era de progreso y esperanza. Ha dado lugar a una nueva Ley de Derechos Civiles que será, estoy convencido, ampliada y prolongada en una gran carretera de justicia para hombres negros y blancos en creciente número creando alianzas para superar sus problemas comunes.
Acepto este premio hoy con una fe inquebrantable en América y una fe audaz en el futuro de la humanidad. Me niego a aceptar la desesperanza como la respuesta final a las ambigüedades de la historia. Me niego a aceptar la idea de que el “es” (“isness”) de la actual naturaleza del hombre le hace moralmente incapaz de alcanzar el eterno “debe ser” (“outness”) que siempre está frente a él.
Me niego a aceptar la idea de que el hombre es meramente un resto flotante en el río de la vida, incapaz de influir en los acontecimientos que se desarrollan alrededor suyo. Me niego a aceptar el punto de vista de que la humanidad está tan trágicamente unida a la medianoche sin estrellas del racismo y la guerra que el amanecer brillante de paz y fraternidad nunca podrá convertirse en una realidad.
Me niego a aceptar la cínica noción de que nación tras nación debe descender en espiral por una escalera militarista al infierno de la destrucción termonuclear. Creo que la verdad desarmada y el amor incondicional tendrán la última palabra en realidad. Esta es la razón por la que el derecho temporalmente derrotado es más fuerte que el mal triunfante. Creo que incluso en medio de las explosiones de mortero de hoy y las balas de gimoteo, todavía hay esperanza para un mañana más brillante. Yo creo que la justicia herida, postrada en las calles sangrientas de nuestras naciones, puede ser levantada de este polvo de la vergüenza para reinar entre los hijos de los hombres. Tengo la audacia para creer que las personas de todo el mundo pueden tener tres comidas al día para sus cuerpos, educación y cultura para sus mentes, y dignidad, igualdad y libertad para sus espíritus. Creo que lo que los hombres egocéntricos (self-centered) han derribado, los hombres generosos (other-centered) podrán construir.
Aún creo que un día la humanidad se inclinará ante los altares de Dios y será coronada triunfante sobre la guerra y el derramamiento de sangre, y buena redentora la no-violencia proclamará el estado de la tierra. “Y el león y el cordero se echarán juntos y cada hombre se sentará debajo de su vid y de su higuera y nadie tendrá miedo.” ¡Todavía creo que venceremos!
Esta fe podrá darnos coraje para enfrentar las incertidumbres del futuro. Dará a nuestros pies cansados ​​nueva fuerza a medida que continuemos caminando hacia delante, hacia la ciudad de la libertad. Cuando nuestros días cubiertos de nubes bajas se vuelvan tristes y nuestras noches se vuelven más oscuras que mil medianoches juntas, sabremos que estamos viviendo en el caos creativo de una auténtica civilización que lucha por nacer.
Hoy vengo a Oslo como fiduciario, inspirado y con renovada dedicación a la humanidad. Acepto este premio en nombre de todos los hombres que aman la paz y la fraternidad. Y digo que vengo como fiduciario porque, en lo más profundo de mi corazón, soy consciente de que este premio es mucho más que un honor para mí personalmente.
Cada vez que tomo un vuelo, siempre estoy consciente de la cantidad de personas que hacen posible el éxito de un viaje —los conocidos pilotos y el desconocido personal de tierra. Así que ustedes están honrando tanto a los pilotos dedicados de nuestra lucha que se han sentado en los controles como al movimiento de la libertad disparado en órbita. Honran, una vez más, al Jefe Lutuli de Sudáfrica, cuyas luchas con y para su pueblo, se encuentran todavía con la expresión más brutal de la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Honran al personal de tierra sin cuyo trabajo y sacrificios los vuelos a la libertad nunca podrían haber dejado la tierra. La mayoría de estas personas nunca serán titulares y sus nombres no aparecerán en “Quién es Quién” (Who’s Who). Sin embargo, cuando los años vayan pasando y cuando la luz resplandeciente de la verdad se centre en esta maravillosa época en la que vivimos, hombres y mujeres conocerán, y a los niños se les enseñará, que tenemos una tierra más fina, un pueblo mejor, una civilización más noble porque estos humildes hijos de Dios estuvieron dispuestos a sufrir por causa de la justicia.
Creo que Alfred Nobel sabría a qué me refiero cuando digo que acepto este premio con el espíritu de un curador de alguna reliquia preciosa que tiene en fideicomiso para sus verdaderos dueños —todos aquellos para quienes la belleza es verdad y la verdad belleza— y en cuyos ojos la belleza de una auténtica fraternidad y paz es más preciosa que los diamantes o la plata o el oro.

Discurso Original (Inglés)

       Your Majesty, Your Royal Highness, Mr. President, Excellencies, Ladies and Gentlemen:
I accept the Nobel Prize for Peace at a moment when 22 million Negroes of the United States of America are engaged in a creative battle to end the long night of racial injustice. I accept this award on behalf of a civil rights movement which is moving with determination and a majestic scorn for risk and danger to establish a reign of freedom and a rule of justice. I am mindful that only yesterday in Birmingham, Alabama, our children, crying out for brotherhood, were answered with fire hoses, snarling dogs and even death. I am mindful that only yesterday in Philadelphia, Mississippi, young people seeking to secure the right to vote were brutalized and murdered. And only yesterday more than 40 houses of worship in the State of Mississippi alone were bombed or burned because they offered a sanctuary to those who would not accept segregation. I am mindful that debilitating and grinding poverty afflicts my people and chains them to the lowest rung of the economic ladder.
Therefore, I must ask why this prize is awarded to a movement which is beleaguered and committed to unrelenting struggle; to a movement which has not won the very peace and brotherhood which is the essence of the Nobel Prize.
After contemplation, I conclude that this award which I receive on behalf of that movement is a profound recognition that nonviolence is the answer to the crucial political and moral question of our time - the need for man to overcome oppression and violence without resorting to violence and oppression. Civilization and violence are antithetical concepts. Negroes of the United States, following the people of India, have demonstrated that nonviolence is not sterile passivity, but a powerful moral force which makes for social transformation. Sooner or later all the people of the world will have to discover a way to live together in peace, and thereby transform this pending cosmic elegy into a creative psalm of brotherhood. If this is to be achieved, man must evolve for all human conflict a method which rejects revenge, aggression and retaliation. The foundation of such a method is love.
The tortuous road which has led from Montgomery, Alabama to Oslo bears witness to this truth. This is a road over which millions of Negroes are travelling to find a new sense of dignity. This same road has opened for all Americans a new era of progress and hope. It has led to a new Civil Rights Bill, and it will, I am convinced, be widened and lengthened into a super highway of justice as Negro and white men in increasing numbers create alliances to overcome their common problems.
I accept this award today with an abiding faith in America and an audacious faith in the future of mankind. I refuse to accept despair as the final response to the ambiguities of history. I refuse to accept the idea that the "isness" of man's present nature makes him morally incapable of reaching up for the eternal "oughtness" that forever confronts him. I refuse to accept the idea that man is mere flotsom and jetsom in the river of life, unable to influence the unfolding events which surround him. I refuse to accept the view that mankind is so tragically bound to the starless midnight of racism and war that the bright daybreak of peace and brotherhood can never become a reality.
I refuse to accept the cynical notion that nation after nation must spiral down a militaristic stairway into the hell of thermonuclear destruction. I believe that unarmed truth and unconditional love will have the final word in reality. This is why right temporarily defeated is stronger than evil triumphant. I believe that even amid today's mortar bursts and whining bullets, there is still hope for a brighter tomorrow. I believe that wounded justice, lying prostrate on the blood-flowing streets of our nations, can be lifted from this dust of shame to reign supreme among the children of men. I have the audacity to believe that peoples everywhere can have three meals a day for their bodies, education and culture for their minds, and dignity, equality and freedom for their spirits. I believe that what self-centered men have torn down men other-centered can build up. I still believe that one day mankind will bow before the altars of God and be crowned triumphant over war and bloodshed, and nonviolent redemptive good will proclaim the rule of the land. "And the lion and the lamb shall lie down together and every man shall sit under his own vine and fig tree and none shall be afraid." I still believe that We Shall overcome!
This faith can give us courage to face the uncertainties of the future. It will give our tired feet new strength as we continue our forward stride toward the city of freedom. When our days become dreary with low-hovering clouds and our nights become darker than a thousand midnights, we will know that we are living in the creative turmoil of a genuine civilization struggling to be born.
Today I come to Oslo as a trustee, inspired and with renewed dedication to humanity. I accept this prize on behalf of all men who love peace and brotherhood. I say I come as a trustee, for in the depths of my heart I am aware that this prize is much more than an honor to me personally.
Every time I take a flight, I am always mindful of the many people who make a successful journey possible - the known pilots and the unknown ground crew.
So you honor the dedicated pilots of our struggle who have sat at the controls as the freedom movement soared into orbit. You honor, once again, Chief Lutuli of South Africa, whose struggles with and for his people, are still met with the most brutal expression of man's inhumanity to man. You honor the ground crew without whose labor and sacrifices the jet flights to freedom could never have left the earth. Most of these people will never make the headline and their names will not appear in Who's Who. Yet when years have rolled past and when the blazing light of truth is focused on this marvellous age in which we live - men and women will know and children will be taught that we have a finer land, a better people, a more noble civilization - because these humble children of God were willing to suffer for righteousness' sake.
I think Alfred Nobel would know what I mean when I say that I accept this award in the spirit of a curator of some precious heirloom which he holds in trust for its true owners - all those to whom beauty is truth and truth beauty - and in whose eyes the beauty of genuine brotherhood and peace is more precious than diamonds or silver or gold.

sábado, 2 de agosto de 2014

¿Hacia dónde caminamos?

“La cultura actual nos propone sin cesar objetos o actividades tentadores. Y no sólo no se previene a la gente de los peligros que eso representa, sino que se hace todo lo posible para persuadirla de que las satisfacciones que todo esto le va a proporcionar, contribuirán a su desarrollo, de que son incluso la condición para ello. Pues bien, no, no va a ser la multiplicación de tantos deseos a satisfacer lo que enriquecerá a los hombres. Al contrario, ¡cuántos de estos pretendidos progresos, de estas mejoras que se les presentan se hacen en detrimento de la vida, porque tienen esencialmente como objetivo la satisfacción de sus necesidades materiales!
La gente se imagina que de esta manera van a vivir más intensamente, cuando sólo se trata, en realidad, de una agitación superficial en la que dispersan todas sus energías. Llaman «aprovechar la vida» a una forma de pensar y de actuar que les arrastrará con toda seguridad hacia la muerte. Aunque estén persuadidos de que la vida es lo más valioso que tienen, es raro que los humanos comprendan que, en esta vida, lo más importante es la vida misma.
Si, en vez de dispersarse en actividades que les debilitan, se esforzasen en desarrollar sus facultades psíquicas y espirituales, descubrirían que en los actos más simples y más cotidianos es donde la vida esconde los verdaderos tesoros. Respirar, alimentarse, caminar, abrir los ojos a la naturaleza, amar, pensar, éstos son los verdaderos dones de la vida.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

viernes, 18 de julio de 2014

Día Internacional de Mandela

Día Internacional de Mandela
Más en: Web Oficial Díade Mandela (Mandela Day)
Más Información en este Blog: Sobre Nelson Mandela
Biografía de: Nelson Mandela en este Blog
El 18 de julio de cada año, día de nacimiento de Nelson Mandela, la ONU se une al llamamiento de la fundación que lleva su nombre para dedicar 67 minutos denuestro tiempo a ayudar a los demás, homenajeando a Nelson Mandela en su día.
Durante 67 años Nelson Mandela dedicó su vida al servicio de la humanidad, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.
Cómo se proclamó el Día
En noviembre de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio «Día Internacional de Nelson Mandela» en reconocimiento de la contribución aportada por el ex Presidente de Sudáfrica a la cultura de la paz y la libertad.
¿Tiene 67 minutos de su tiempo para ayudar a los demás?
Cada año, en el día en que se conmemora la figura de Mandela, la fundación que lleva su nombre pide, a todos los que puedan, dedicar 67 minutos, es decir, uno por cada año de servicio público de Nelson Mandela, a trabajos en beneficio de la comunidad.
Esta acción es un pequeño gesto de solidaridad con los seres humanos y un paso hacia un movimiento mundial dedicado a hacer el bien.
En años anteriores, el personal de la ONU en todo el mundo ha contribuido a esta tarea mediante una serie de actividades, como la de reconstruir casas destruidas por el huracán Sandy, ofrecer material escolar infantil, preparar comidas para ancianos, ayudar en un orfanato, limpiar de los parques y crear talleres de alfabetización informática.
Este año, el personal de la ONU, al que se unirá su Secretario General, Ban Ki-moon, en colaboración con MillionTreesNYC, dedicará parte de su tiempo a ensuciarse las manos con semillas, mantillo, agua y barro para plantar árboles en las calles de la ciudad de Nueva York.
El año pasado, el personal de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York trabajó voluntariamente en la reconstrucción de casas destruidas por el huracan Sandy para preparar y servir comida a los indigentes.
He aquí sólo unos ejemplos de cómo puede movilizarse y suscitar el cambio, como lo hicieron muchos en el día de Nelson Mandela:
  • Haga una nueva amistad. Conozca a alguien nuevo de una cultura diferente. Solamente comprendiéndonos podemos eliminar de nuestras comunidades la intolerancia y la xenofobia.
  • Léale al que no puede. Visite una casa para ciegos y ábrale las puertas de un mundo nuevo a otra persona.
  • Ayude en el refugio para animales de su comunidad. Los perros que no tienen hogar necesitan también que los caminen y un poco de amor.
  • Ayude a alguien a encontrar trabajo, ayúdele imprimiendo su curriculum vitae, o entrenándole para entrevistas.
  • Muchas personas enfermas de muerte no tienen a nadie con quien hablar. Tómese el tiempo de conversar con ellas y llevarles un poco de alegría.
  • Hágase la prueba del VIH y anime a su compañero (a) que también se la haga.
  • Lleve a alguien que conozca y no pueda pagar a examinarse la vista y los dientes.
  • Regale una silla de ruedas o un perro guía a alguien que lo necesite.
  • Compre unas cuantas cobijas (mantas) o agarre algunas suyas que ya no necesite y regáleselas a un necesitado.

     Para ver las contribuciones que otras personas hicieron en ocasiones anteriores sugerencias para la acción, visítenos en la red en Nelson MandelaFoundation.

sábado, 21 de junio de 2014

Palabras del Maestro Lanto (II)

Palabras del Maestro Lanto (II)
Extractos de un discurso del Maestro Lanto
En la Clase de la Transmisión del  21 de Diciembre de 1957
Reverencia por la Vida
Benditos y amados seres:
Me inclino en reverencia ante su Luz con esa reverencia que he desarrollado a través de tantas eras reconociendo el Poder que hay dentro de la Inmortal Llama Triple que es el corazón de toda inteligencia individualizada no importa cuán bajo aparentemente se haya hundido el alma en las degradaciones de una naturaleza temporal. Dentro de ese Principio Luz, amados seres, está toda Virtud Divina, Regalo Divino y Poder Divino en el Universo, porque ustedes no pueden separar la Vida de Dios. ¡Dios y Luz son UNO!
Nosotros Quienes estamos en el Estado Libre Divino: Nosotros Quienes hemos sentido la plenitud de la Vida expandiéndose a través de Nosotros mismos para Nuestro propio benficio y el de toda la humanidad, sabemos que esa misma Vida está pulsando dentro del corazón de todos los pertenecientes a esta evolución y que la vida es, en sí misma, no sólo el proceso redentor de energía calificada discordantemente, sino la expansión del Poder Precipitador de Perfección en este mundo de la forma.
No existe Maestro Ascendido, Ser Cósmico, Ángel o chela en ninguna parte por todo el Universo que no honre el Regalo de Vida, sabiendo que ésta es parte de la gran Primera Causa Universal. Viendo el flujo hermoso de esa vida con la vista interna, siempre existe una reverencia y un reconocimiento a esa vida, a pesar de que el individuo, a través del uso destructivo del libre albedrío, todavía no haya permitido a esa vida, a través de él o ella, encontrar la expresión perfecta y completa.
Amados seres, los jardineros y los agricultores que preparan sus plantaciones en el Otoño para la Primavera, el Verano o el siguiente Otoño, tienen una reverencia por el regalo de vida que existe dentro de la semilla y bulbo cuando se le coloca dentro del seno de Virgo, allí, para permanecer hasta su propio momento, para aparecer como una hermosa cosecha. Esa es una reveren­cia que Nosotros, Quienes somos la Jerarquía Espiritual para la Tierra, tenemos por toda vida, por la vida en sus corazones, además por la vida de todas las masas que ni siquiera saben que existimos, ni conocen Nuestros Nombres, Nuestro Propósito o Nuestro Servicio. Es Nuestra responsabilidad y obligación darles el sentimiento del poder y del bien que hay dentro de la vida que pulsa en sus corazones para que ellos puedan permitir liberar ese Poder que es el Poder Todopoderoso de Dios. ¡Permi­tan liberar ese Poder Divino! Permítanle resucitar la carne, clarificar la mente, balancear los sentimientos, y purificar todos los cuerpos etéricos de las memorias de la discordia del pasado.
¿Quién puede hacer esto por ustedes? ¡Sólo Vida! Mi Vida -dada a Mí por Dios-, cuando se la doy a ustedes en la expresión de la palabra hablada, en radiación y con tanta convicción como pueda anclar dentro de sus mentes y sus mundos de sentimien­to, está ayudándoles a elevarse ustedes mismos y a su energía de vida que es una con la Mía; ayudando a su vida cuando, a través de Nuestra radiación y proximidad, podemos convencerles que dentro de su propia vida está ese poder infinito que puede transmutar todo lo que en su mundo sea menor que la perfección hacia la Perfección de la Divinidad más completa, aquí y ahora.
Por favor, en la suave radiación que es atraída y está manifestándose en estas Clases de la Transmisión, acepten la alegría de tener un corazón latiendo dentro del cual hay una corriente de energía que es la vida dada a ustedes por Dios; la misma vida que Jesús -a Quien todos ustedes honran- usó y mediante la cual superó incluso a la tan llamada muerte misma; mediante la cual transfiguró Su forma humana; mediante la cual realizó cada uno de los tan llamados milagros, y mediante la cual se muestra todavía, hoy, como el Gran Ejemplo del uso adecuado de la vida.
Peticiones
Amados seres, he escogido mantener Mi propio vehículo en el Royal Teton por una razón específica. Tengo tal reverencia por la vida misma y tengo tal confianza en el poder de la vida liberado constructivamente por el libre albedrío del individuo para resucitar la forma humana y hacer las cosas bien, que quiero mantener ese sentimiento en la atmósfera física de la Tierra.
Tenemos de servicio al hermoso Ángel de los Rollos de Escritura y tenemos disponibles los Salones de Concilio que están abiertos a fin de que los amados amigos que aman la Luz puedan presentar sus rollos de escritura y peticiones, y aquellos que tienen una afinidad con los proyectos de otros pueden consultar juntos a fin de presentar ante la Junta Kármica la más grande petición posible unificada para el beneficio a esta Tierra y todas las evoluciones de la Tierra.
El Orden es la Primera Ley del Cielo
Este año, amados seres, ha salido del Gran Silencio un Ser Quien será de gran beneficio para ustedes individualmente si escogen llamarlo. Ustedes han escuchado la frase: “El orden es la primera Ley del Cielo”. Este Ser es el Dios del Orden Divino. Orden en sus asuntos personales; Orden en sus reacciones emocionales; Orden en sus habilidades de pensar; Orden en su mundo físico y alrededores ellos son suyos si escogen invitarlo. Lo conocemos en Nuestro Reino como el Amado Príncipa, el Dios del Orden Divino. Aquellos de ustedes que desean ser los heraldos que lleven el Reino del Cielo a la gente de la Tierra querrán representar la Primera Ley del Cielo que es el Orden Divino. Este Gran Ser ha aparecido por primera vez desde la llegada de los rezagados -a partir de los que el desorden comenzó a manifestarse sobre el planeta Tierra y su atmósfera interna- y está ahora dispuesto a darles la asistencia de Su Rayo Directivo.
Este Orden Divino del cual hablo es muy importante, y quiero que piensen en él con respecto a ustedes mismos. El Orden Divino es aquél al cual aspiran. Ustedes aspiran a llegar a ser uno con Nuestro Orden Divino.
Cuando se enfrentan con un proyecto especifico sea un proyecto de grupo o un proyecto personal relacionado con su hogar, su negocio, o sus asuntos si invocan al gran Dios Quien representa el Orden Divino, antes de que levanten una mano o aún al pasar por un proceso de vestirse, encontrarán que todo en ese día, todo en ese proyecto, todo en esa actividad se moverá a lo largo suavemente en Orden Divino, y cada porción de su patrón y plan encajará perfectamente con lo demás.
Esto hará mucho por ustedes en el control de sus sentimientos, particularmente porque su naturaleza de sentimiento no tendrá esa sensación de lucha. Permitan que la Ley y el Señor del Orden Divino se fusionen dentro, a través y alrededor de us­tedes, y dentro, a través y alrededor de cualquier actividad o pro­yecto sobre el que estén trabajando. Si se deciden, pídanle iniciar veinticuatro horas antes de que ese proyecto vaya a comenzar, y vean cuán real y tangible puede ser tal Ser.
En los Reinos Superiores, amados seres, todo sigue un Orden Divino. El Orden Divino es dignidad en la persona, esa dignidad que se refleja en sus palabras, en sus pensamientos, sus acciones y sus sentimientos.
Orden e Instrucción
Como ustedes están interesados en convertirse, y como están destinados a convertirse en instructores de mucha gente, recuerden seguir el patrón de Orden Divino en su adoración ceremonial. Eso no es necesariamente cierto sólo en la actividad de grupo, puede ser cierto en sus actividades diarias. Existen algunos de ustedes que dedican su atención a un Maestro cada día no necesariamente al mismo Maestro pero durante un período de veinticuatro horas se dedican a ser una Copa para la radiación de ese Maestro Ascendido.
En su caso, como individuos, si comienzan su día,  después de que su atención va a su Presencia “YO SOY”, enviando un pensamiento hacia ese Maestro Ascendido, y luego moldean su día con su lectura, sus palabras, sus actividades tan estrecha­mente como puedan hacia ese Maestro, recibirán una extraordinaria liberación mayor de tal Ser que si esparcen su energía alrededor de toda la Jerarquía del Cielo. (…) Ustedes sienten, quizás, deslealtad si no cubren el espectro entero de la Jerarquía Espiritual dentro de su adoración. Pueden remediar esto fácilmente, amados seres, enviando su atención a la Presencia “YO SOY” y luego a la Gran Hermandad Blanca y a cada Ser Quien la com­prende. Luego especialicen sus devociones en su Maestro o Ángel y vean si no encuentran que eso les asistirá en el Servicio Ordenado.
Este Servicio Ordenado es aprender conscientemente a calificar sus energías, y será de asistencia a ustedes en las actividades mundanas de la vida, además con los seres más Celestiales.
Se sorprenderán, amados seres, cuando muchos pensamientos formas que han llenado desordenadamente sus mentes sean removidos a través de este Orden Divino y ¡cuánto más fácil será para ustedes concentrarse! Se sorprenderán de que las emociones que les han llenado de vez en cuando, que no son de intención Divina, sean removidas en Orden Divino para que su propia Santa Llama Crística pueda expandirse a través de ustedes. ¡Cuánto les asistirá ese servicio en sus esfuerzos! Disfruten el regalo de su Amada Madrina y el Mío mismo.
Grand Teton, Wyoming, USA
Ustedes están muy familiarizados con el magnificente Teton. Muchos de ustedes vinieron con el Amado Maestro El Morya a la propia vecindad de la Cordillera del Gran Teton, elevándose como los grandes dedos de la vida desde las llanuras de las Mon­tañas Rocosas de Wyoming. Algunos de ustedes lo han visto sólo en ilustraciones. Todos ustedes han estado dentro de éste muchas, muchas veces. He sido su Anfitrión antes y seré su Anfitrión-Dios voluntariamente hasta que la tensión y 'stress' de la Tierra se termine; Su eje se enderece; y todos ustedes sean gentes felices que amen la vida.
Por favor visualicen la magnificente Llama verde chino de la Precipitación. Visualícenla en el centro del Altar, en el corazón del Royal Teton, y dense cuenta que son una parte de ese Poder de Precipitación debido a que ustedes tienen vida y un corazón pulsante. Así Nos ayudarán, a medida que tratamos de dirigir la Llama a través de todo el mundo entero, dando un sentimiento de Reverencia por la Vida, un deseo por el Servicio Ordenado, un sentimiento de Gratitud por el regalo de Vida, una remoción de toda corriente de vida desencarnada y de todo aquel que venga aquí en el futuro con cualquier deseo de tomar la vida -la suya propia o la de cualquier otro a través de la violencia o, sutilmente, a través de la actividad vampírica- para que, luego, esa conciencia, alegre de que la vida en sí misma puede y provee, cuando se le dé una oportunidad, expanda la perfección en cada esfera.
La Llama Verde está en el centro del Altar; los lirios blancos, las verdes enredaderas y los lotos dorados están tejidos dentro del alambre dorado alrededor de ésta.
Ahora bien, para que pueda unirme a Mis propios Amados Miembros del Teton, les digo adiós por la noche hasta que pon­gan sus cuerpos a dormir durante la noche y vengan a Nosotros en persona.
Por favor siéntanse libres de usar Nuestras Cámaras de Concilio, de hacer sus peticiones, y de usar cada Servicio que es Nuestro para ofrecer durante este período de treinta días.
Si piensan que tengo cualquier cosa que ofrecerles en el camino del Entendimiento, invítenme o vengan a Mí en el Teton.
Tengo un salón precioso. Debo confesarles que, aunque he abandonado el Oriente como Mi morada por el Occidente, Mi salón privado es muy Oriental, pero muy confortable, y ustedes son bienvenidos a entrar. Pienso que amarán el tapiz amarillo profundo, el hermoso cortinaje verde, las suaves sillas confor­tables y algunas de las preciosas esculturas de marfil que han sido talladas por Mis chelas, tomando toda una vida para hacer justamente un abanico. Algunas veces una familia entera du­rante generaciones combina sus energías para crear los tallados en una silla -varias de las cuales tengo en este salón. Me gustaría que colocaran sus manos en esas ranuras y sientan el amor de esos seres dedicados. Mi Reverencia por la Vida es tan grande que traje esos objetos conmigo, además de muchos más interesan­tes.
Para Mí, Mi vida en China y en el Oriente fue muy feliz, y estoy seguro que es interesante para ustedes también, la ma­yoría de ustedes habiendo vivido en China en su gloria. A me­nudo Kwan Yin está conmigo allí, y el Amado Confucio, el Amado Fun Wey, y todos Aquellos Quienes tienen particularmente antecedentes Orientales. A este respecto, pienso que Nos encon­trarán confortables. Somos maravillosos escuchas. Es una costumbre Oriental.
Dios les bendice.

martes, 13 de mayo de 2014

Festival de Wesak 2014

Festival de Wesak, Festival de la Iluminación
“Ningún precio que se nos exija será demasiado elevado para ser útiles a la Jerarquía en el momento de la Luna Llena de Tauro, el Festival de Wesak; ningún precio es demasiado elevado para obtener la iluminación espiritual posible, particularmente en este momento.” Maestro Djwhal Khul

     El Señor Buddha, después de haber completado su misión en la Tierra, de haber dejado a sus discípulos bien versados en la Ley, y de haber establecido firmemente su conciencia como un centro irradiante y foco de luz en la atmósfera de la Tierra, se elevó por encima de la rueda de nacimientos y muertes, y entró a las filas de los Triunfantes que no volverán a degustar la muerte, que "han ido adelante desde el salón de clases de la Tierra y no regresarán más", excepto en la libertad de su Estado Divino... Pero de nuevo, El Amor proporcionó la manera por la cual el Señor Buddha pudiera imbuir Sus Bendiciones y Gracias sobre la gente de la Tierra una vez al año, en el mes del aniversario de Su nacimiento, de Su logro del Buddhado y de Su partida desde el cuerpo físico. Esta emanación de la Fuerza Búddhica de Vida se dio en el día de la luna llena del mes de Tauro, y es conocida como el Festival de Wesak.
        Este Festival ocurre en la India y, aunque a los peregrinos de la Tierra no se les informaba de su localización, eran guiados por la Luz dentro de sus corazones-, más adelante se otorgó una Dispensación mediante la cual a los chelas que estaban conscientes de esta emisión de Luz, se les permitía asistir en sus vehículos etéricos si, al acostarse le pedían a sus Padrinos del mes que los llevaran a este Sagrado Ritual para recibir su Gloriosa Bendición.
        En 1956 Lord Divino (el Buddha actual para la Tierra) recibió el Poder y el Amor que anteriormente el Amado Gautama repartía a los peregrinos. Desde esa noche, ha sido el privilegio de Lord Divino aparecer en su Presencia Luminosa en el Valle de Wesak para restablecer las actividades de este Festival anual.
Importancia de la Gran Invocación
        “Donde quiera que existan grupos de Buena Voluntad que estén invocando las energías, ya sea durante el plenilunio de Wesak o en cualquier momento de Luna llena de las demás constelaciones, naturalmente hay una invocación de fuerza cósmica que viene transmitida por el Señor Buda, al menos la de Wesak. La potencia invocativa de la humanidad durante el Festival de Wesak es importante porque el Señor Buda trae energías de la Osa Mayor y las trae a Shamballa.” Vicente Beltrán Anglada
La Gran Invocación
        La Gran Invocación fue dada a la humanidad en 1945 por el Maestro Tibetano, Djwhal Khul. Esta es su versión original:
Desde el punto de Luz en la Mente de Dios.
Que afluya Luz a la mente de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres,
El propósito que los Maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y Luz
Y selle la puerta donde mora el mal.
Que la Luz y el Amor y el Poder restablezcan el Plan sobre la Tierra.