sábado, 21 de junio de 2014

Palabras del Maestro Lanto (II)

Palabras del Maestro Lanto (II)
Extractos de un discurso del Maestro Lanto
En la Clase de la Transmisión del  21 de Diciembre de 1957
Reverencia por la Vida
Benditos y amados seres:
Me inclino en reverencia ante su Luz con esa reverencia que he desarrollado a través de tantas eras reconociendo el Poder que hay dentro de la Inmortal Llama Triple que es el corazón de toda inteligencia individualizada no importa cuán bajo aparentemente se haya hundido el alma en las degradaciones de una naturaleza temporal. Dentro de ese Principio Luz, amados seres, está toda Virtud Divina, Regalo Divino y Poder Divino en el Universo, porque ustedes no pueden separar la Vida de Dios. ¡Dios y Luz son UNO!
Nosotros Quienes estamos en el Estado Libre Divino: Nosotros Quienes hemos sentido la plenitud de la Vida expandiéndose a través de Nosotros mismos para Nuestro propio benficio y el de toda la humanidad, sabemos que esa misma Vida está pulsando dentro del corazón de todos los pertenecientes a esta evolución y que la vida es, en sí misma, no sólo el proceso redentor de energía calificada discordantemente, sino la expansión del Poder Precipitador de Perfección en este mundo de la forma.
No existe Maestro Ascendido, Ser Cósmico, Ángel o chela en ninguna parte por todo el Universo que no honre el Regalo de Vida, sabiendo que ésta es parte de la gran Primera Causa Universal. Viendo el flujo hermoso de esa vida con la vista interna, siempre existe una reverencia y un reconocimiento a esa vida, a pesar de que el individuo, a través del uso destructivo del libre albedrío, todavía no haya permitido a esa vida, a través de él o ella, encontrar la expresión perfecta y completa.
Amados seres, los jardineros y los agricultores que preparan sus plantaciones en el Otoño para la Primavera, el Verano o el siguiente Otoño, tienen una reverencia por el regalo de vida que existe dentro de la semilla y bulbo cuando se le coloca dentro del seno de Virgo, allí, para permanecer hasta su propio momento, para aparecer como una hermosa cosecha. Esa es una reveren­cia que Nosotros, Quienes somos la Jerarquía Espiritual para la Tierra, tenemos por toda vida, por la vida en sus corazones, además por la vida de todas las masas que ni siquiera saben que existimos, ni conocen Nuestros Nombres, Nuestro Propósito o Nuestro Servicio. Es Nuestra responsabilidad y obligación darles el sentimiento del poder y del bien que hay dentro de la vida que pulsa en sus corazones para que ellos puedan permitir liberar ese Poder que es el Poder Todopoderoso de Dios. ¡Permi­tan liberar ese Poder Divino! Permítanle resucitar la carne, clarificar la mente, balancear los sentimientos, y purificar todos los cuerpos etéricos de las memorias de la discordia del pasado.
¿Quién puede hacer esto por ustedes? ¡Sólo Vida! Mi Vida -dada a Mí por Dios-, cuando se la doy a ustedes en la expresión de la palabra hablada, en radiación y con tanta convicción como pueda anclar dentro de sus mentes y sus mundos de sentimien­to, está ayudándoles a elevarse ustedes mismos y a su energía de vida que es una con la Mía; ayudando a su vida cuando, a través de Nuestra radiación y proximidad, podemos convencerles que dentro de su propia vida está ese poder infinito que puede transmutar todo lo que en su mundo sea menor que la perfección hacia la Perfección de la Divinidad más completa, aquí y ahora.
Por favor, en la suave radiación que es atraída y está manifestándose en estas Clases de la Transmisión, acepten la alegría de tener un corazón latiendo dentro del cual hay una corriente de energía que es la vida dada a ustedes por Dios; la misma vida que Jesús -a Quien todos ustedes honran- usó y mediante la cual superó incluso a la tan llamada muerte misma; mediante la cual transfiguró Su forma humana; mediante la cual realizó cada uno de los tan llamados milagros, y mediante la cual se muestra todavía, hoy, como el Gran Ejemplo del uso adecuado de la vida.
Peticiones
Amados seres, he escogido mantener Mi propio vehículo en el Royal Teton por una razón específica. Tengo tal reverencia por la vida misma y tengo tal confianza en el poder de la vida liberado constructivamente por el libre albedrío del individuo para resucitar la forma humana y hacer las cosas bien, que quiero mantener ese sentimiento en la atmósfera física de la Tierra.
Tenemos de servicio al hermoso Ángel de los Rollos de Escritura y tenemos disponibles los Salones de Concilio que están abiertos a fin de que los amados amigos que aman la Luz puedan presentar sus rollos de escritura y peticiones, y aquellos que tienen una afinidad con los proyectos de otros pueden consultar juntos a fin de presentar ante la Junta Kármica la más grande petición posible unificada para el beneficio a esta Tierra y todas las evoluciones de la Tierra.
El Orden es la Primera Ley del Cielo
Este año, amados seres, ha salido del Gran Silencio un Ser Quien será de gran beneficio para ustedes individualmente si escogen llamarlo. Ustedes han escuchado la frase: “El orden es la primera Ley del Cielo”. Este Ser es el Dios del Orden Divino. Orden en sus asuntos personales; Orden en sus reacciones emocionales; Orden en sus habilidades de pensar; Orden en su mundo físico y alrededores ellos son suyos si escogen invitarlo. Lo conocemos en Nuestro Reino como el Amado Príncipa, el Dios del Orden Divino. Aquellos de ustedes que desean ser los heraldos que lleven el Reino del Cielo a la gente de la Tierra querrán representar la Primera Ley del Cielo que es el Orden Divino. Este Gran Ser ha aparecido por primera vez desde la llegada de los rezagados -a partir de los que el desorden comenzó a manifestarse sobre el planeta Tierra y su atmósfera interna- y está ahora dispuesto a darles la asistencia de Su Rayo Directivo.
Este Orden Divino del cual hablo es muy importante, y quiero que piensen en él con respecto a ustedes mismos. El Orden Divino es aquél al cual aspiran. Ustedes aspiran a llegar a ser uno con Nuestro Orden Divino.
Cuando se enfrentan con un proyecto especifico sea un proyecto de grupo o un proyecto personal relacionado con su hogar, su negocio, o sus asuntos si invocan al gran Dios Quien representa el Orden Divino, antes de que levanten una mano o aún al pasar por un proceso de vestirse, encontrarán que todo en ese día, todo en ese proyecto, todo en esa actividad se moverá a lo largo suavemente en Orden Divino, y cada porción de su patrón y plan encajará perfectamente con lo demás.
Esto hará mucho por ustedes en el control de sus sentimientos, particularmente porque su naturaleza de sentimiento no tendrá esa sensación de lucha. Permitan que la Ley y el Señor del Orden Divino se fusionen dentro, a través y alrededor de us­tedes, y dentro, a través y alrededor de cualquier actividad o pro­yecto sobre el que estén trabajando. Si se deciden, pídanle iniciar veinticuatro horas antes de que ese proyecto vaya a comenzar, y vean cuán real y tangible puede ser tal Ser.
En los Reinos Superiores, amados seres, todo sigue un Orden Divino. El Orden Divino es dignidad en la persona, esa dignidad que se refleja en sus palabras, en sus pensamientos, sus acciones y sus sentimientos.
Orden e Instrucción
Como ustedes están interesados en convertirse, y como están destinados a convertirse en instructores de mucha gente, recuerden seguir el patrón de Orden Divino en su adoración ceremonial. Eso no es necesariamente cierto sólo en la actividad de grupo, puede ser cierto en sus actividades diarias. Existen algunos de ustedes que dedican su atención a un Maestro cada día no necesariamente al mismo Maestro pero durante un período de veinticuatro horas se dedican a ser una Copa para la radiación de ese Maestro Ascendido.
En su caso, como individuos, si comienzan su día,  después de que su atención va a su Presencia “YO SOY”, enviando un pensamiento hacia ese Maestro Ascendido, y luego moldean su día con su lectura, sus palabras, sus actividades tan estrecha­mente como puedan hacia ese Maestro, recibirán una extraordinaria liberación mayor de tal Ser que si esparcen su energía alrededor de toda la Jerarquía del Cielo. (…) Ustedes sienten, quizás, deslealtad si no cubren el espectro entero de la Jerarquía Espiritual dentro de su adoración. Pueden remediar esto fácilmente, amados seres, enviando su atención a la Presencia “YO SOY” y luego a la Gran Hermandad Blanca y a cada Ser Quien la com­prende. Luego especialicen sus devociones en su Maestro o Ángel y vean si no encuentran que eso les asistirá en el Servicio Ordenado.
Este Servicio Ordenado es aprender conscientemente a calificar sus energías, y será de asistencia a ustedes en las actividades mundanas de la vida, además con los seres más Celestiales.
Se sorprenderán, amados seres, cuando muchos pensamientos formas que han llenado desordenadamente sus mentes sean removidos a través de este Orden Divino y ¡cuánto más fácil será para ustedes concentrarse! Se sorprenderán de que las emociones que les han llenado de vez en cuando, que no son de intención Divina, sean removidas en Orden Divino para que su propia Santa Llama Crística pueda expandirse a través de ustedes. ¡Cuánto les asistirá ese servicio en sus esfuerzos! Disfruten el regalo de su Amada Madrina y el Mío mismo.
Grand Teton, Wyoming, USA
Ustedes están muy familiarizados con el magnificente Teton. Muchos de ustedes vinieron con el Amado Maestro El Morya a la propia vecindad de la Cordillera del Gran Teton, elevándose como los grandes dedos de la vida desde las llanuras de las Mon­tañas Rocosas de Wyoming. Algunos de ustedes lo han visto sólo en ilustraciones. Todos ustedes han estado dentro de éste muchas, muchas veces. He sido su Anfitrión antes y seré su Anfitrión-Dios voluntariamente hasta que la tensión y 'stress' de la Tierra se termine; Su eje se enderece; y todos ustedes sean gentes felices que amen la vida.
Por favor visualicen la magnificente Llama verde chino de la Precipitación. Visualícenla en el centro del Altar, en el corazón del Royal Teton, y dense cuenta que son una parte de ese Poder de Precipitación debido a que ustedes tienen vida y un corazón pulsante. Así Nos ayudarán, a medida que tratamos de dirigir la Llama a través de todo el mundo entero, dando un sentimiento de Reverencia por la Vida, un deseo por el Servicio Ordenado, un sentimiento de Gratitud por el regalo de Vida, una remoción de toda corriente de vida desencarnada y de todo aquel que venga aquí en el futuro con cualquier deseo de tomar la vida -la suya propia o la de cualquier otro a través de la violencia o, sutilmente, a través de la actividad vampírica- para que, luego, esa conciencia, alegre de que la vida en sí misma puede y provee, cuando se le dé una oportunidad, expanda la perfección en cada esfera.
La Llama Verde está en el centro del Altar; los lirios blancos, las verdes enredaderas y los lotos dorados están tejidos dentro del alambre dorado alrededor de ésta.
Ahora bien, para que pueda unirme a Mis propios Amados Miembros del Teton, les digo adiós por la noche hasta que pon­gan sus cuerpos a dormir durante la noche y vengan a Nosotros en persona.
Por favor siéntanse libres de usar Nuestras Cámaras de Concilio, de hacer sus peticiones, y de usar cada Servicio que es Nuestro para ofrecer durante este período de treinta días.
Si piensan que tengo cualquier cosa que ofrecerles en el camino del Entendimiento, invítenme o vengan a Mí en el Teton.
Tengo un salón precioso. Debo confesarles que, aunque he abandonado el Oriente como Mi morada por el Occidente, Mi salón privado es muy Oriental, pero muy confortable, y ustedes son bienvenidos a entrar. Pienso que amarán el tapiz amarillo profundo, el hermoso cortinaje verde, las suaves sillas confor­tables y algunas de las preciosas esculturas de marfil que han sido talladas por Mis chelas, tomando toda una vida para hacer justamente un abanico. Algunas veces una familia entera du­rante generaciones combina sus energías para crear los tallados en una silla -varias de las cuales tengo en este salón. Me gustaría que colocaran sus manos en esas ranuras y sientan el amor de esos seres dedicados. Mi Reverencia por la Vida es tan grande que traje esos objetos conmigo, además de muchos más interesan­tes.
Para Mí, Mi vida en China y en el Oriente fue muy feliz, y estoy seguro que es interesante para ustedes también, la ma­yoría de ustedes habiendo vivido en China en su gloria. A me­nudo Kwan Yin está conmigo allí, y el Amado Confucio, el Amado Fun Wey, y todos Aquellos Quienes tienen particularmente antecedentes Orientales. A este respecto, pienso que Nos encon­trarán confortables. Somos maravillosos escuchas. Es una costumbre Oriental.
Dios les bendice.