domingo, 1 de febrero de 2015

Las Apariencias Engañan

“El diamante es considerado como la piedra más preciosa. Sin embargo, en el origen, ¿qué es un diamante? Carbono, un mineral de color negro. Pues bien, es este carbono el que, bajo el efecto de una presión formidable y de una temperatura muy alta, se transforma hasta el punto de convertirse en esta piedra tan brillante: el diamante.
Cuando nos maravillamos ante un diamante, consideramos solamente su apariencia y las cualidades que ahora presenta, y no nos paramos en lo que ha debido sufrir para tener este brillo y esta dureza, esta resistencia ante las agresiones que lo hacen tan notable. De la misma manera, cuando nos encontramos ante un gran sabio, ante un gran Iniciado, nos maravillamos de su luz y de la fuerza que emanan de él, y no pensamos en las dificultades sobre las que ha debido triunfar para conquistarlas. La historia del Iniciado es, de alguna manera, análoga a la del diamante. Al principio, quizá tampoco él fuese más que un simple carbono, pero gracias a las presiones enormes que tuvo que soportar (las pruebas), y al gran calor que produjo en él (su amor), se convirtió en un diamante, en un puro brillo de luz. Y aunque su cuerpo físico viva todavía en la tierra, en el plano espiritual brilla sobre la corona de un ángel, de un arcángel, de una divinidad.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov
_________________________________
 “Prestad atención con los seres que os rodean o a los que debéis frecuentar. Aprended a considerarlos con un sentimiento sagrado, porque más allá de las apariencias, más allá de la forma de su cuerpo o de su cara, hay un alma y un espíritu que son hija e hijo de Dios. Si hacéis el esfuerzo de concentraros en su alma y en su espíritu, muchas criaturas que hasta ahora no habíais tenido en cuenta, o que habíais menospreciado, os aparecerán extremadamente valiosas. Las entidades celestiales que las han enviado a la tierra bajo estos disfraces, las consideran como tesoros, tabernáculos de la Divinidad.
Acostumbraos pues a no ver solamente la apariencia física de los seres, ni su situación social, ni su grado de instrucción. Por un momento al menos, pensad solamente en su alma y en su espíritu. Decíos también que incluso los que se pasean aquí, en la tierra, como mendigos o vagabundos, son príncipes y princesas a los ojos de Dios que los ha creado.”
Omraam Mikhaël Aïvanhov

El Diamante
En mineralogía, el diamante (del griego antiguo αδάμας —adámas— que significa invencible o inalterable) es un alótropo —las diferentes formas que adquiere un elementodel carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica centrada en la cara denominada «red de diamante».
El diamante es la segunda forma más estable de carbono, después del grafito. El diamante tiene renombre específicamente como un material con características físicas superlativas, muchas de las cuales derivan del fuerte enlace covalente entre sus átomos. En particular, el diamante tiene la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales conocidos por el hombre. Estas propiedades determinan que la aplicación industrial principal del diamante sea en herramientas de corte y de pulido además de otras aplicaciones.
        La mayoría de diamantes naturales se forman en condiciones de presión y temperatura extremas, existentes a profundidades de 140 km a 190 km en el manto terrestre. Los minerales que contienen carbono proveen la fuente de carbono, y el crecimiento tiene lugar en períodos de 1 a 3,3 mil millones de años, lo que corresponde al 25% a 75% de la edad de la Tierra, aproximadamente. Los diamantes son llevados cerca de la superficie de la Tierra a través de erupciones volcánicas profundas por un magma, que se enfría en rocas ígneas conocidas como kimberlitas y lamproitas.
_________________________________
El Amado Mahà Chohàn nos exhorta continuamente a “no personalizar la energía”. Observemos cómo nos habla al respecto un Maestro joven, que ascendió sin haber cubierto siquiera cinco lustros de encarnación, el Amado Maestro Bob:
Tratar Con Fuerzas
Por El Maestro Ascendido Bob Singleton
(Tomado de libro  “Discursos del YO SOY del Maestro Bob”)
En todo lo que ustedes conocen en el mundo externo, Mis amados, por favor recuerden que en realidad no están tratando con individuos o personalidades, sino con una fuerza; y todo aquello que sea inferior a la Perfección es una fuerza actuando, Mis amados. No siempre es inteligente, pero sí es una fuerza cualificada que está actuando a través de la acumulación de discordia humana. Pero ustedes deben recordar, amados Estudiantes de la Luz, que en todo lo que los confronta, el primer pensamiento y sentimiento que debería surgir del interior suyo debería ser:
“¡Esta apariencia no tiene poder!”
¿Por qué los exhorto tan intensamente a este respecto? Pues, porque si vieran la actividad de la energía que ustedes descargan, la cual detiene esa cuestión al instante y allí donde pueda encontrarse, y luego cuando invocan el Poder de Luz para que lo disuelva y lo consuma, ustedes han detenido su acción y la han dejado indefensa -como quien dice- mientras que el Poder de Luz la captura y deja de existir.
Es por eso que les digo, amados Míos, que en la medida que comprendan esta Gran Ley cada vez más, verán cómo sólo hay algunas pocas actividades definitivas que, de ser afirmadas con poder dinámico en la aceptación de su "Presencia", detendrán toda discordia en la octava humana, y la dejarán indefensa hasta que los Poderes de la Luz se la lleven. Esto es tan definitivo como cuando ustedes sostienen una sustancia frente a sí, y al aplicarle la llama de un soplete, se consume. Es tan tangible y mucho más poderosa que el soplete que consume casi al instante, porque deben comprender más firmemente que nunca que todas las fuerzas discordantes no tienen poder alguno, salvo aquel con que fueron cargadas por las cualidades humanas.
Decreto
El Amado Maestro Saint Germain nos sugiere el siguiente decreto para todas las apariencias humanas:

        «¡Tú no tienes  poder! ¡Quédate fuera de mi mundo! ¡Mi mundo es el Mundo del Poderoso “YO SOY”! ¡Está gobernado por mi “Presencia” y le es obediente! ¡Ningún ser humano puede tocarlo! ¡De aquí en adelante estaré libre, por siempre libre, de toda cualidad humana! ¡Magna Presencia “YO SOY”, Tu Autoridad está en acción en mi mundo! Reclamo Tu Perfección como la única Presencia Gobernante en mi mente, en mi cuerpo y en mi mundo emocional. Mantenlos purificados, embellecidos y libres de toda discordia, de manera que Tu gloria pueda vertirse y bendecir a todos aquellos con quienes entre en contacto.»