viernes, 24 de mayo de 2013

El Sermón de Buddha

El Sermón de Buddha
Las Cuatro Nobles Verdades y El Noble Óctuple Sendero
Si quieres leer el Sermón completo accede a la nueva página del blog “Textos" pinchando aquí:
http://soyyomon.blogspot.com.es/p/textos.html

Vosotros que queréis seguir el camino del centro, trazado por la clara Razón y aplanado por la dulce Quietud, vosotros que queréis conocer el camino elevado del Nirvana, escuchad las cuatro nobles Verdades:
La primera Verdad es la del Dolor. ¡No os dejéis engañar! La vida que amáis es una larga agonía; sólo quedan sus penas, sus placeres son como pájaros que brillan y vuelan. Sufrimiento del nacimiento, sufrimiento de los días desesperados, sufrimiento de la ardiente juventud y de la edad madura, sufrimiento de los fríos y grises años de la vejez y sufrimiento final de la muerte; he aquí lo que llena vuestra lastimosa existencia. El amor es una cosa dulce, pero las llamas fúnebres deben besar los senos sobre los cuales descansáis y los labios a los que unís los vuestros. Valerosa es la virtud guerrera, pero los buitres desgarran los miembros del jefe y del Rey. La tierra es magnífica, pero todos los huéspedes de sus selvas conspiran para su muerte recíproca, en su sed de vivir; los cielos son de zafiro, pero los hombres hambrientos, por más que gritan, no hacen caer una gota de agua. Preguntad a los enfermos, a los afligidos, preguntad al que claudica apoyado en su bastón, solo y extraviado: “¿Amas la vida?” Y os dirán que el niño tiene razón al llorar desde que nace.
La segunda Verdad es la Causa del Dolor. ¿Qué sufrimiento viene de sí mismo y no del Deseo? Los sentidos y los objetos percibidos se encuentran y se enciende la viva chispa de las pasiones; así se inflama Trishna, concupiscencia y sed de las cosas. Os aficionáis desatinadamente a sombras, os ilusionáis con sueños, plantáis en medio un falso yo, y establecéis a su alrededor un mundo imaginario. Estáis ciegos para las claridades supremas, sordos para las voces de las brisas más suaves que vienen de más alto que el cielo de Indra, mudos para los reclamos de la verdadera vida que conserva el que desechó la vida engañosa. Así vienen las luchas y las concupiscencias que hacen reinar la guerra en el mundo, así sufren los pobres corazones engañados y corren las lágrimas amargas, así cruzan las pasiones, las envidias, las cóleras y los odios; así los años crueles, con los pies rojos de sangre, siguen a los años manchados de carnicerías. Por esto, ahí donde debería brotar el grano se extiende la hierba birán con su mala raíz y sus flores venenosas; con trabajo, las buenas simientes encuentran suelo propicio donde puedan caer y brotar. Y el alma se va, saturada de emponzoñados brebajes, y Karma renace con un deseo ardiente de beber de nuevo; excitado por los sentidos, el Yo fogoso comienza otra vez y cosecha nuevos desencantos.
La tercera Verdad es la Cesación del Dolor. La paz es la que debe vencer al amor del Yo y el apego a la vida, arrancar de los pechos la pasión de raíces profundas y calmar la lucha interior; así está satisfecho el amor de estrechar a la eterna hermosura; se tiene la gloria de ser dueño de sí mismo y el placer de vivir por encima de los dioses; se poseen riquezas infinitas, porque se amasa el tesoro de los servicios prestados, de los deberes cumplidos con caridad, de las palabras benévolas y de la vida pura, no se perderán estas riquezas en el curso de la existencia, y ninguna muerte las despreciará. Entonces desaparece el Dolor, porque cesaron la Vida y la Muerte; ¿cómo puede alumbrar la lámpara cuyo aceite se consumió? La vieja cuenta cargada de deudas está liquidada, la nueva está en blanco; así alcanza la felicidad el hombre.
La cuarta Verdad es la Vía. Está abierta, amplia y unida, accesible a todos los pies, desembarazada y vecina al Noble Sendero Óctuple, que va recto a la paz y el refugio. ¡Escuchad! Numerosas huellas conducen a estos picos gemelos cubiertos de nieve, en torno de los cuales se enredan las nubes doradas; trepando por las pendientes suaves o escarpadas se llega a las cimas donde aparece otro mundo. Los que tienen miembros vigorosos pueden afrontar el camino recto y peligroso que va directamente por el flanco de la montaña; los débiles están obligados a dar rodeos por caminos más largos, descansando en muchos lugares. Tal es el Sendero Óctuple que conduce a la paz; camina por alturas más o menos abruptas. El alma animosa se apresura, el alma débil se atrasa, todas alcanzarán las nieves bañadas de sol.
La primera práctica buena es la Doctrina recta; caminad con el temor de la Dharma, evitando toda ofensa; pensad en el Karma que hace el destino del hombre, y gobernad vuestros sentidos.
La segunda es la Intención recta. Tened buenos sentimientos para todo lo que vive; sofocad en vosotros la malevolencia, la avidez y la cólera, de tal manera que vuestras existencias se asemejen a las suaves brisas que pasan.
La tercera es el Lenguaje recto. Vigilad vuestros labios como si fueran las puertas de un palacio habitado por un Rey; que todas vuestras palabras sean tranquilas, francas y corteses, como si estuviera presente su Majestad.
La cuarta es la Conducta recta. Que cada una de vuestras acciones ataque una falta o ayude a crecer un mérito; como se ve el hilo de plata a través de las cuentas de cristal de un collar, dejad que el amor aparezca a través de vuestras buenas acciones.
Hay cuatro rutas más elevadas. Pero sólo pueden seguirlas los pies que no hollarán más las cosas terrestres; son la Pureza recta, el Pensamiento recto, la Soledad recta y el Éxtasis recto. ¡No pretendas volar hacia el sol almas cuyas alas no tienen plumas todavía! ¡El aire de las regiones inferiores es suave, y los instrumentos domésticos a los que estás acostumbrada no son peligrosos! Solamente los seres vigorosos pueden abandonar el nido que cada uno se construye. El amor de la mujer y del niño son preciosos, lo sé; la amistad y los entretenimientos de la vida son agradables; las caridades amables de una vida virtuosa son útiles; sus temores, aunque falsos, están anclados sólidamente. Vivid así los que estáis obligados; haced de vuestra debilidad una escala de oro; elevaos, por la práctica diaria de estas apariencias, hasta las verdades más dignas de ser amadas. Así llegaréis a más serenas cumbres, ascenderéis más fácilmente, encontraréis menos abrumador el peso de vuestras culpas y adquiriréis una voluntad más firme para quebrantar los lazos de los sentidos, entrando en el Sendero. El que comienza de este modo alcanza el Primer Grado, conoce las Nobles Verdades y la Ruta Óctuple, tarde o temprano alcanzará la morada bendita del Nirvana.
Extractado del libro “Luz de Asia” de Arnold Edwin (1832 – 1904)

miércoles, 1 de mayo de 2013

La Libertad está dentro de Ti

   Un hombre acusado injustamente es enviado a prisión. Si no quiere ser destruido, es necesario que busque dentro de él algo que sea más fuerte que todo, y este algo es el pensamiento, el espíritu. Si lo consigue, descubre lo que es la verdadera libertad. Cada día trabaja sobre sus pensamientos y sus sentimientos para no sentir ni impaciencia, ni cólera, ni odio, porque su verdadera prisión son estos pensamientos y estos sentimientos, y sólo él tiene el poder de liberarse de estas prisiones.
   Nadie atraviesa esta existencia sin haber tenido que soportar privaciones e injusticias. La Inteligencia cósmica, que quiere que el ser humano sea poderoso y libre, es implacable. Le ha dado una voluntad, un corazón, un intelecto, un alma y un espíritu para que los utilice. Pero, ¿qué hace con ellos? No mucho, y ante las pruebas, se considera pobre y desprovisto. Para medir el alcance y el valor de lo que posee, es necesario que se vea obligado. Debéis pues prever que tendréis que pasar pruebas e, incluso, si no se trata de la prisión, aceptad la idea de que son ellas las que os harán descubrir la verdadera libertad y las verdaderas riquezas.

Por Omraam Mikhaël Aïvanhov

Película “Invictus” (2009)
Dirigida por Clint Eastwood; Guión de Anthony Peckham; Música de Kyle Eastwood y Michael Stevens
   La película cuenta los primeros años vividos en Sudáfrica tras la abolición del sistema segregacionista del apartheid. Tras ser liberado de prisión en 1990, el líder activista Nelson Mandela logra llegar años después a la presidencia de Sudáfrica, y desde ese puesto se dispone a construir una política de reconciliación entre la mayoría negra, que fue oprimida en el Apartheid, y la minoría blanca, que se muestra temerosa de un posible revanchismo por parte del nuevo gobierno.

  

Película “Gandhi” (1989)
Dirigida por Sir Richard Attenborough; Guión de John Briley; Música de George Fenton y Ravi Shankar
   Historia biográficade Mahatma Gandhi, centrada desde sus años en Sudáfrica donde, como joven abogado formado en Inglaterra, defiende los derechos de los hindúes residentes en ese país, hasta su regreso a la India, donde predica una resistencia no violenta contra el Imperio Británico. Junto con otros líderes nativos finalmente lleva a la India a la independencia.


Película “Huracán Carter” (1999)
Dirigida por Norman Jewison; Guión de Armyan Bernstein y Dan Gordon
Basada en el libro de Rubin Carter; Música de Christopher Young
    La película narra la vida del boxeador Rubin “Huracán” Carter, concentrándose sobre todo en el período entre 1966 y 1985. Describe su lucha contra la acusación de triple asesinato y cómo afronta casi veinte años en prisión. En una trama paralela, un joven desfavorecido de Brooklyn se interesa por su destino después de leer su autobiografía, y convence a sus familiares canadienses que lo han adoptado, a comprometerse en el caso. La historia culmina con las peticiones logradas del equipo de Carter para volver a juzgar el caso.

Canción “Va Pensiero” (1842)
   El “Va, pensiero” es el coro del tercer acto de Nabucco, una ópera de 1842 de Giuseppe Verdi con letra de Temistocle Solera, inspirada en el Salmo 137 (Junto a los Ríos de Babilonia). Calificada como la “obra judía de Verdi”, canta la historia del exilio hebreo en Babilonia tras la pérdida del Primer Templo de Jerusalén. Posteriormente se convirtió en un himno para los italianos quienes, identificándose con el pueblo hebreo, buscaban la unidad nacional y la soberanía.

        

   Nana Mouskouri hizo una versión de la canción, llamada “Libertad”, hacia el año 1980. La canción de Boney M, “Rivers of Babylon” también está inspirada en el Salmo 137.