domingo, 14 de octubre de 2012

Mirando Hacia Delante

        Es deseable que cada vez más personas admitan la realidad de la encarnación, pero con la condición de saber utilizarla para su evolución. Sin embargo, lo que sucede la mayoría de las veces es que, en lugar de comprender que lo más importante es saber lo que son y qué hacen ahora para preparar su vida futura, muchos se fabrican vidas anteriores imaginarias, dignas de novelas, o acuden a los videntes para que se las revelen y, frecuentemente, estos videntes les explican cualquier cosa para contentarlos.
        En realidad, el pasado de los seres no es difícil de conocer. A partir de lo que son actualmente, a partir de sus cualidades y sus defectos, sus facultades y sus lagunas, se puede conocer –sin entrar en detalles, por supuesto– lo que han sido: lo que son en esta encarnación no les ha sobrevenido por casualidad. La ley de causa y efecto, que actúa en todas las partes de la creación, se ha aplicado para modelar su existencia actual. Así pues, ahora, que se ocupen más bien de su presente para preparar su futuro.
Por Omraam Mikhaël Aïvanhov